La responsabilidad de informar para la JMJ Panamá

Jóvenes que cantan a jóvenes… ¿estás listo?
Julio 25, 2017
Cinta costera acogerá a jóvenes de todo el mundo
Julio 28, 2017
El camino de preparación hacia la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 sigue su curso, y en el área de comunicación, el trabajo de formación está siendo arduo, por lo que el fin de semana se desarrolló un taller para comunicadores organizado por la Oficina de Comunicación y Prensa de la Arquidiócesis de Panamá.
El lema de este importante encuentro fue “Jóvenes comunicadores, protagonistas de la JMJ Panamá 2019”, y su finalidad fue crear un espacio para conocer a todos los que realizan algún servicio de comunicación en la Iglesia, lograr organizarlos en equipos vicariales de pastoral de comunicación y desarrollar una estrategia de cara a la JMJ.
El responsable del desarrollo del taller fue el Padre Pedro Pablo Aguilar, Director del Departamento de Medios de la Conferencia Episcopal Venezolana, quien insistió a los participantes en que el trabajo de comunicar no es simple, y que debe ser realizado de manera responsable.
“Cuando comunicamos, debemos hacerlo con profesionalidad; hacer las cosas bien, que sean excelentes, de calidad. Tenemos que pensar en grande y estar seguros de que tenemos la capacidad de hacer las cosas bien, aplicadas a la Iglesia”, dijo el Padre Pedro.
Agregó que siempre debemos estar informados, pues somos fuentes no oficiales de información; leer, investigar, conocer, de modo que tengamos argumentos para responder preguntas y transmitir de forma correcta la información.
Los más de 100 jóvenes que participaron del encuentro, realizaron junto al Padre Pedro un ejercicio sobre manejo de voz y la entrevista, para saber cómo debemos enfrentarnos a los periodistas, y la preparación con la que debemos contar para responder con seguridad, sencillez, humildad, pero sobre todo con la verdad.
Conversaron también sobre la buena imagen y las expresiones de las manos en una entrevista. El Padre Pedro dejó claro que no se deben cruzar los dedos, los brazos, las manos y los pies, así mismo, nunca cerrar los puños, pues transmitimos al receptor una imagen negativa.
Por: Panorama Católico